Mosley sobrevive al voto de confianza de París

Prostitutas, connotaciones nazis, sadomasoquismo… Los integrantes de la FIA han considerado que estas no son razones suficientes para que su presidente abandone su cargo. Tras la votación de hoy, Max Mosley seguirá como presidente del máximo órgano del automovilismo a pesar del escándalo al que ha sumido al automovilismo en todo el mundo.

Y de igual manera que sus socios así lo han querido, la Allgemeiner Deutscher Automobil-Club (ADAC o Automóvil Club de Alemania) también ha tomado una decisión: boicotear a la FIA. Es su respuesta ante lo que considera un error: la continuidad de Mosley al frente el automovilismo mundial.

Tras la votación celebrada y al conocer los resultados, el club asegura que los tomó “con pesar e incredulidad”. Por eso, no duda en desvincularse de la FIA hasta que Mosley la abandone: “Es una razón para que el club automovilístico más grande de Europa cese sus funciones y cooperación en los grupos de trabajo de la FIA mundialmente”. La amenaza parece seria, y se extenderá si no hay un cambio firme: “Mantendremos nuestra decisión a menos que Max Mosley deje su cargo de presidente de la FIA“.

Tampoco se ha mostrado muy contenta la AAA (Asociación Americana de Automovilismo), cuyo representante (Robert Darbelnet) asegura que el club está considerando unirse a la protesta de su homónimo alemán: “Tomaré seriamente en consideración mi apoyo a una organización que condona este tipo de actividades“.

Al parecer, la votación en París y la victoria de Mosley no han servido para calmar los ánimos ni echar agua sobre el fuego. La polémica parece continuar. -Información thef1.com

Iván López – ivan@f1sintraccion.com