Red Bull y Renault muy cerca de firmar la paz, solo falta el sí de Mateschitz

cyril-abiteboul-renault-sport-and-dr-helmut-marko-red-bullSegún ha informado Autosport, Red Bull se encuentra muy cerca de llegar a un acuerdo con Renault para seguir utilizando sus motores en 2016, solo faltaría la aprobación del dueño de las bebidas energéticas, Dietrich Mateschitz.

Pese a la ruptura que parecía insalvable entre ambas entidades, como consecuencia de la falta de paciencia de Red Bull con el pobre rendimiento del motor V6 Turbo de Renault, la falta de otras opciones ha obligado a los de Milton Keynes a tratar de  renovar su contrato con la marca francesa.

Recordemos que Red Bull aceleró la ruptura de su contrato con Renault el pasado verano después de llegar a un principio de acuerdo con Mercedes para usar sus motores en 2016, sin embargo el trato nunca se cerró. Después vino Ferrari, que solo estaba dispuesta a dar una especificación del motor de 2015, dejando a Red Bull sin opciones de aspirar a las victorias. Y finalmente se hablo con Honda, una operación cancelada por orden directa de Ron Dennis, quien se aferró a su derecho a veto sobre cualquier negociación de los japoneses sin la autorización de McLaren.

Así que Red Bull ha tenido que renegociar con Renault unas nuevas condiciones de su contrato de colaboración, lo que obligaría a la marca de las bebidas energéticas a destinar una mayor cantidad de presupuesto en F1. Y más teniendo en cuenta que sus acuerdos de patrocinio con Infiniti y Total, que daban a Red Bull más del doble de la cantidad que pagaban por usar los motores Renault, se reducirán drásticamente el próximo año.

De confirmarse el acuerdo, esto supondría una importante mejora económica para Renault, que podría acelerar la compra de Lotus, cuya formalización está prevista para el GP de Abu Dhabi, y tener un mayor presupuesto para el desarrollo de su unidad de potencia durante el 2016.

Ahora, la decisión final estaría en manos de Dietrich Mateschitz, quien aún no ha aprobado oficialmente la continuidad del equipo en la Fórmula 1 bajo estas nuevas condiciones.

Por otro lado, se comenta que la compañía francesa no tendía problemas en que Red Bull cambiara el nombre de la marca del motor Renault, para mejorar su márketing. Incluso se habla de que los austriacos fabriquen su propio ERS y llamen “Energy” a su unidad de potencia.