Una carta de Ferrari a la FIA pone en duda el sistema de suspensión de Mercedes

Varios equipos de la F1, entre ellos Mercedes y Red Bull, podrían verse obligados a revisar sus sistemas de suspensión de cara a la nueva temporada 2017 después de que Ferrari haya enviado una carta a la FIA, y compartido a todos los equipos, en relación a la tecnología usada por Mercedes en sus suspensiones durante el 2016.

En la carta Ferrari pide una aclaración sobre la normativa de la suspensión, ya que tras la prohibición de la suspensión FRIC (suspensión delantera y trasera interconectadas) en 2014 Mercedes decidió optar por colocar un tercer elemento de suspensión detrás del ensamblaje del balancín con el fin de controlar el desplazamiento vertical de la suspensión, un sistema que hasta ahora había sido legal y beneficioso, pero que tras la carta de Ferrari, Charlie Whiting no parece ver con buenos ojos.

En la carta, Simone Resta, director de diseño de Ferrari señala lo siguiente: “Estamos considerando un tipo de dispositivos de suspensión que creemos podrían ofrecer una mejora de rendimiento a través de una respuesta que supone una función más compleja de carga en los neumáticos que lo que se obtendría a través de una simple combinación de muelles y amortiguadores. En cualquier caso, se instalarían entre alguna combinación en la zona de muelles del coche y los dos balancines de suspensión en un solo eje. Con ello se conseguiría un efecto similar al del sistema FRIC, pero sin la necesidad de tener una conexión entre la zona delantera y trasera del coche”.

“Todos los dispositivos de suspensión en cuestión contienen un muelle móvil, y usan energía que recuperan de las cargas del neumático para alterar la posición del muelle arqueado. Su contribución al objetivo principal de la suspensión de muelles (el acoplamiento de los neumáticos al coche de forma que aísle la parte de los muelles de las perturbaciones de la carretera) es pequeña, mientras que su efecto en la altura y, por tanto, el rendimiento aerodinámico es mucho mayor, hasta el punto de que creemos que podría justificar el peso adicional y la complejidad en el diseño”.

“Por este motivo, cuestionamos la legalidad de estos sistemas acogiéndonos al Artículo 3.15 y su interpretación en TD/002-11, discriminando entre si estos detalles son totalmente accidentales al objetivo principal del sistema de suspensión o si se han elaborado para afectar directamente el rendimiento aerodinámico del coche”.

En respuesta a este escrito, Charlie Whiting ha citado el artículo 3.15.1 y 3.15.2 del reglamento técnico de la categoría y ha afirmado que el tercer elemento es contrario a la idea reflejada en el reglamento: “A nuestro modo de ver, cualquier sistema de suspensiones que sea capaz de alterar la respuesta del sistema base de suspensiones del coche de la forma en la que se describe en el punto uno y dos contradice al artículo 3.15 del reglamento técnico de la Fórmula 1”.

Esta respuesta puede ser un mazazo para varios equipos, ya que con lo que falta para empezar la temporada 2017 no hay tiempo de rediseñar algo tan clave como la suspensión de un monoplaza de F1.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.