McLaren: “Somos impacientes y odiamos estar en esta posición”

boullier y araiEric Boullier, director de carreras de McLaren, ha admitido que existen diferencias culturales con Honda, y ha lamentado que sus socios japoneses no compartan su misma ansia por ganar a corto plazo.

“Es cierto que en McLaren algunas veces nos sentimos presionados y otras frustrados, pero al final, queremos estar junto a Honda y ellos con nosotros. Estamos impacientes y definitivamente odiamos estar en esta posición. Pero la única discusión que tenemos a día de hoy es el tiempo. Nosotros queremos ganar mañana y ellos quieren ganar algún día”.

“Renault, Mercedes y Ferrari se cambiaron a la nueva tecnología híbrida pero la gente que trabajaba para ellos ya tenía conocimiento de la tecnología de la F1 actual. Sin embargo Honda decidió emprender un programa de F1 a largo plazo empezando desde cero”.

“La mayoría de personas en Sakura no tenían la experiencia o el conocimiento de la tecnología de la F1 actual. Y hay que pasar por un largo proceso; el conocimiento, la experiencia, la organización y las operaciones. Porque ellos empezaron literalmente de la nada“.

“Pero estoy seguro que todos los equipos de F1, ha excepción de Mercedes y Ferrari, seguro que han soñado con tener una colaboración como la nuestra, y más cuando vean lo comprometida que está Honda con la F1”.

Por último, Boullier ha reconocido que McLaren lleva demasiado tiempo sin ganar, y si siguen en la mitad de la parrilla esto va a perjudicar muy negativamente en la imagen de la marca.

Al final, tenemos que respetar la hoja de ruta de Honda. Pero obviamente Honda tiene que respetar nuestras necesidades. Somos un equipo de Fórmula 1 y nuestro modelo de negocio está basado en nuestro éxito. Necesitamos tener éxito y no podemos estar fuera de él demasiado y Honda lo sabe”.

“Tienen sus propias razones y su propia hoja de ruta para volver a la F1 y las tenemos que aceptar. Lo único que necesitamos es asegurarnos de que los canales de comunicación están lo suficientemente abiertos para que todo el mundo esté escuchando a los demás y se puedan ajustar un poco para ayudar o adaptarse a la estrategia del otro.